20 de noviembre: Día Universal de los Derechos de la Infancia

(20 de Noviembre de 2017 - Plaza de la Merced, Málaga)




El día 20 de Noviembre se celebra el DÍA UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE LA INFANCIA, y desde “La voz de ASTeresa” hemos querido acercarnos a la Plaza de la Merced para ver en primera persona la iniciativa promovida desde el Área de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga y la Fundación Proyecto Solidario, junto con el trabajo y participación de muchos niños y niñas de nuestra ciudad.











Nada más llegar a la Plaza de la Merced nos encontramos con más de un centenar de niños y niñas con sus instrumentos de percusión participando y haciendo una “batucada”, que salió desde la plaza para recorrer las calles del centro histórico de Málaga durante más de una hora, “gritando por sus derechos” al ritmo de la música.


Veamos algunas imágenes de vídeo en el siguiente enlace (hemos utilizado diferentes filtros para proteger así los derechos a la intimidad de los menores, ya que no estaríamos predicando con el ejemplo si no protegiésemos los derechos de la infancia):






Después de tomar algunas imágenes y comprobar lo bien que tocaban todos estos chicos y chicas volvimos a la Plaza de la Merced para entrevistar a una de las personas que se encargaban de la organización y coordinación del evento. Fue así como conocimos a Pedro, miembro de la Fundación Proyecto Solidario. Y como él nos dijo, “tal vez no exista la casualidad sino la causalidad”, ya que Pedro fue alumno de nuestro colegio, la Academia Santa Teresa de Málaga, y se mostró muy contento al saber que desde “La voz de ASTeresa” y desde el colegio en general trabajamos en el mismo sentido y con las mismas motivaciones que él: visibilizar los elementos injustos de nuestra sociedad para sensibilizar y transformar.


Tal y como se recoge en su página web, “PROYECTO SOLIDARIO es una Organización Internacional de Derechos Humanos que promueve, protege y defiende los derechos de los niños, niñas y adolescentes en Europa, Magreb, América Latina y Caribe, y trabajan con los Estados y los diversos actores sociales, académicos y económicos para contribuir en la transformación de la realidad y en el desarrollo de políticas públicas y programas que garanticen a los niños, niñas, adolescentes y a sus familias el disfrute y ejercicio pleno de sus derechos humanos.” (http://www.proyectosolidario.org/)




Después de hablar con Pedro durante un rato esperamos el regreso de la “batucada”, y hablamos con alguno de los participantes, que seguían con el ritmo metido en el cuerpo:






También hablamos con algunas niñas que no llevaban tambores, sino los mensajes que querían transmitir en el día de hoy:






La noche se nos echó encima, pero eso no impidió que viésemos cómo la plaza se convertía en un lugar de encuentro festivo en el que las actividades deportivas también estaban presentes:











Y comprobamos cómo desde la organización del evento se apoyaban no sólo los derechos de la infancia, sino también los hábitos saludables al dar a los niños y niñas que quisiesen merendar una ración de fruta variada:






Por último, vimos al alcalde de nuestra ciudad, Francisco de la Torre Prados, hablar entre algunos de los miembros de “La Patrulla Canina”, contándonos sobre la importancia de cuidar y defender los derechos de la infancia en todos los ámbitos, entre ellos el derecho a la Educación, lo que nos hizo reflexionar y pensar en la suerte que tenemos al poder disfrutar de una Educación y de poder ir al colegio. Tenemos que ser conscientes de que los problemas que a veces pensamos que tenemos en el colegio, como por ejemplo el que nos pongan deberes o tengamos que estar varias horas al día escuchando a este o aquél profesor o profesora, son realmente un privilegio y una oportunidad que no todos los niños y niñas del mundo pueden tener. Esta es una de las cosas importantes que hemos aprendido en el día de hoy.


Y al terminar su discurso, el alcalde sorprendió a todo el público presente con un baile y una coreografía que hizo junto a sus compañeros perrunos, ¡¡y os podemos asegurar que no lo hizo nada mal!! Se había contagiado del ritmo de los niños y niñas percusionistas, pero sobre todo le habían transmitido su buen rollo y sus ganas de cambiar el mundo a mejor gritando los derechos de la infancia al ritmo de la música. Muchas gracias a todos y a todas, ¡¡niños y niñas del mundo!!












Comments